Enorme partido del Clínicas Rincón en Palencia que no tiene la recompensa esperada (83-81)

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

http://youtu.be/sIPt9Lqxxik

Grandísimo partido del Instituto de Fertilidad Clínicas Rincón que no tuvo como recompensa una merecida victoria. El Quesos Cerrato Palencia se llevó un competidísimo partido por 83-81 que se decidió en los instantes finales. No sin polémica, porque con el marcador en 78-77 los árbitros señalaron una falta antideportiva más que discutida a Tautvydas Sabonis que decidió el encuentro.

 

El inicio de partido que protagonizó el Clínicas Rincón fue impresionante. El equipo de Francis Tomé salió muy enchufado en una de las pistas más complicadas de la Adecco Leb Oro. Los primeros minutos tuvieron un nombre propio: Richi Guillén. El de Tenerife se marcó un primer periodo inmejorable, anotando de manera consecutiva los primeros 16 puntos del conjunto malagueño. El Quesos Cerrato Palencia no supo como parar al MVP Guillén, al que viendo el estado de gracia en el que estaba sus compañeros le buscaron sin cesar. Los palentinos no esperaban en ningún momento el gran acierto exterior del Clínicas Rincón, que anotó hasta siete triples y se fue ganando en el primer periodo por 22-33.

 

La reacción morada no se hizo esperar. Un parcial de 8-0 nada más iniciarse el segundo acto metió al Quesos Cerrato en el encuentro. Con 30-33 se igualaron las fuerzas, pero el Clínicas Rincón no dejó de luchar de tú a tú con el segundo clasificado de la competición. Tutty Sabonis volvía a dar aire a los nuestros cuando más apretaban los locales (32-37), que a pesar de los arreones de los de Nacho Lezcano no perdieron la calma. Así, las rentas se minimizaron a uno y dos puntos a favor de uno u otro conjunto, pero la suerte le fue esquiva al Clínicas Rincón . Un triple sobre la bocina de Carles Bravo daba paso al descanso con un punto de ventaja para los palentinos (44-43).

 

 

El partido que estaban haciendo ambos equipos era de los hacen afición, de esos que enganchan a cualquier aficionado al baloncesto. Nacho Lezcano sabía que el inicio del segundo tiempo era importante para su equipo. Así lo comprendieron sus pupilos y pronto cogieron una cómoda ventaja de cinco puntos (48-43). Volvía a aparecer en ese momento la figura de Ricardo Guillén, el mejor del partido con 36 de valoración, para con dos triples consecutivos volver a dar la ventaja a un Clínicas que seguía compitiendo en igualdad de condiciones (48-49). El público empezó a apretar y su equipo se enganchó de nuevo al encuentro. Con 57-51 parecía que el Quesos Cerrato Palencia daba un golpe casi definitivo a los nuestros, que no conseguían anotar con comodidad ante una buena defensa, aunque un triple de Morayo Soluade y una canasta de Sabonis cerraban un tercer cuarto más que igualado con ventaja, esta vez, para el Clínicas Rincón (60-61).

 

Los últimos diez minutos se antojaban espectaculares. Fornás anotó de tres nada más empezar el periodo y Sabonis contestaba bajo el aro. Daba la impresión de que el encuentro se decidiría por pequeños detalles, ya que ninguno de los dos equipos daba tregua ni en ataque ni en defensa. El Clínicas Rincón se puso 70-74 a falta de cuatro minutos con un triple lejano de Pepe Pozas, que apareció cuando más le necesitaba su equipo, al igual que Alberto Díaz, que tomó responsabilidades cuando el balón quemaba.

 

Al último minuto se llegó con 77 a 77 y con ambos equipos dando sensación de poder ganar el encuentro. El Clínicas Rincón parecía más entero en los instantes finales, pero al equipo de Francis Tomé le mató una falta antideportiva muy protestada señalada a Tutty Sabonis que dejaba en bandeja la victoria a los locales. Xavi Forcada anotaba ambos tiros libres y subía el electrónico a 80-77, haciendo que los malagueños tuvieran que jugarse el todo por el todo con la cosa prácticamente imposible. El carrusel de faltas típico de estos encuentros igualados al final sentenció el encuentro en contra de los nuestros, que hincaron la rodilla, no sin dejarse la piel en la pista, por un apretado y quizá injusto 83-81.


Álvaro del Río

Comunicación CB Clínicas Rincón