Importantísima victoria del Clínicas Rincón en un partido de infarto (69-68)

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Instituto de Fertilidad Clínicas Rincón consiguió una meritoria victoria en el Polideportivo de Carranque ante el Melilla Baloncesto en un partido que no se decidió hasta el último segundo de partido, en el que el equipo melillense pudo anotar en la última posesión. Una buena defensa de Alberto Díaz sobre Joan Riera significó la que es la sexta victoria del equipo malagueño en la Adecco Leb Oro.

 

 

 

Los chicos de Francis Tomé salieron en tromba en el primer cuarto. Velocidad, intensidad y presión sobre un equipo muy necesitado como era Melilla, que llegaba a la Costa del Sol con dos derrotas consecutivas y en la parte baja de la tabla. Las primeras rentas siempre fueron a favor de un Clínicas Rincón que tuvo en Richi Guillén una vez más a su `gigante`. Aunque Busma se mostraba imparable dentro de la zona, los malagueños se fueron ganando 18-11 en los primeros diez minutos de partido.



El segundo cuarto se abrió con la tercera falta personal de Maodo Nguirane y una canasta de Durley que recortaba distancias para su equipo. Alejandro Alcoba tiraba de Adrián Fuentes y Eloy Almazán para darle otro ritmo al encuentro de su equipo. Con ellos en pista se vieron los mejores minutos de los visitantes, que tras un parcial de 1-11 que obliga a Tomé pedir tiempo muerto el Melilla Baloncesto se ponía por delante (19-22). Con el Clínicas por debajo y con dificultades ofensivas, el descanso llegó con 28-33.



El tercer periodo fue un carrusel de tiros libres que benefició en casi todo momento al equipo contrario. Pronto se cargó el Clínicas Rincón con cinco faltas que permitían ir con facilidad al Melilla Baloncesto a la línea de personal. Así, los malagueños conseguían anotar en aro rival pero por contra, no eran capaces de defender sin regalar faltas. A trompicones conseguía recortar poco a poco el Clínicas la desventaja que tenía en el electrónico. Así, un tiro de Pepe Pozas ponía el partido contra las cuerdas (42-46), pero un nuevo arreón de Melilla cerraba el tercer acto con siete puntos de ventaja visitante (44-51).



Los últimos diez minutos fueron lo que se dicen los de la verdad. Dos equipos necesitados de ganar, alguno más que otro, y los nervios aparecieron en muchos momentos. Apareció la figura de Richi Guillén, el mejor de los malagueños, para echarse al equipo a las espaldas. Los balones importantes pasaban por sus manos y el de Tenerife no falló. Dos canastas consecutivas del ‘44’ acercaba 51-53 al Clínicas, que inmediatamente con una nueva canasta de Dejan Todorovic empataba el partido (53-53). Dos minutos más tarde, y tras dos defensas muy buenas por parte local, Todorovic machacaba el aro en un contraataque muy bien cerrado por Pozas que le daba al serbio la opción de poner a su equipo por delante (57-55) con algo menos de seis minutos por jugarse. Maodo Nguirane cometió su quinta falta personal, al igual que minutos más tarde Dejan Todorovic, y el Clínicas Rincón perdía a dos jugadores importantes en su rotación. El encuentro entró en su fase más emocionante, con posesiones que no terminaban de concretarse y que hizo que el ritmo fuera frenético.



Los últimos 70 segundos de encuentro fueron espectaculares para los aficionados. Las canastas se intercambiaban, los tiros libres volaban en cada aro y Alberto Díaz colocó un triple en el marcador que le daba ventaja al Clínicas Rincón cuando la cosa se tornó complicada (67-66). Restaban 42 segundos todavía, y Eloy Almazán, muy activo durante todo el encuentro, anotaba de nuevo la canasta de la respuesta, que devolvía la ventaja a Melilla (67-68).



A falta de algo menos de 20 segundos, el balón le llegó como era de esperar a Richi Guillén, quien forzó una falta personal que le llevaba a la línea de personal. Anotó el primero y no le tembló el pulso en el segundo. 69-68 y una última defensa por delante, que se hizo interminable. El balón, decidió Alejandro Alcoba, técnico de Melilla, que se lo jugara Joan Riera, pero enfrente tenía a Alberto Díaz. Enorme defensa del base malagueño, que culminó un partidazo de garra y tesón de un equipo que sigue creciendo partido a partido.



Álvaro del Río

Comunicación I.F. Clínicas Rincón