Instituto de Fertilidad Clínicas Rincón se lleva la victoria en Orense tras un gran segundo tiempo

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Buenos primeros minutos del Clínicas Rincón, que empezó como una mete un partido que poco a poco se le fue complicando. Ourense no terminaba de encontrarse y eso lo aprovechaban los malagueños para poner las primeras ventajas del partido a su favor.

Una canasta de Dejan Todorovic ponía el 4-9 en el marcador y daba de momento la máxima ventaja a su equipo. Reaccionó rápido el equipo de Gonzalo García, quien con un primer parcial le daba la vuelta su desventaja. Riley se encontraba con confianza y os balones pasaban por sus manos. Así, con siete puntos casi consecutivos del ‘6’ gallego, el partido se igualaba tanto que se fue al final del primer periodo con 20-18 local.

 

Pepe Pozas ponía la igualdad en el encuentro con dos tiros libres nada más iniciarse el segundo periodo. Volvió a aparecer en ese momento Riley con cinco puntos seguidos. Se iba hasta los 12 puntos y seguía imparable para un Clínicas Rincón que se atascó y se estrellaba continuamente contra la defensa del Ourense Termal. Así, y tras llegar a ir perdiendo hasta por 12 puntos tras dos buenas acciones de Jared Carter (41-29) el partido se fue a los vestuarios con 8 puntos de desventaja para el equipo de Francis Tomé (41-33). Sufrían los nuestros al rebote y no conseguían la claridad necesaria en ataque para anotar.



El tercer cuarto cambió las tornas de ambos equipos. Fue el Clínicas Rincón quien salió más confiado en la victoria y seguro de corregir sus errores anteriores. Un parcial de 11-17 comandado por Dejan Todorovic, quien apareció cuando más lo necesitaba el equipo, y con Morayo Soluade en plan estelar, la remontada parecía cercana con el 52-50 con el que terminaba el tercer acto. Buena defensa y tranquilidad en ataque eran buen medicina para un equipo que aún tuvo que sudar para ganar.



Nada más comenzar el último periodo empató Dejan Todorovic. El Ourense Termal empezó a entrar en un estado de pánico preso de la presión de tener el partido prácticamente controlado y de ver como el Clínicas Rincón se le subía a las barbas. Con 58-54 en el electrónico el encuentro entró en una fase en la que ninguno de los dos equipos anotó en cuatro minutos. Se notaba lo que ambos conjuntos se jugaban y los jugadores mostraron en la pista más nervios de los comunes. Así, eso se volvió en contra del equipo gallego, que vio como Morayo Soluade ponía por delante a los malagueños (60-62) con poco más de un minuto por delante. El encuentro entró entonces en un carrusel de tiros libres que benefició a quien los metió. Ese fue el equipo de Francis Tomé, que desde la línea de personal selló su cuarta victoria en la competición y corta la hemorragia de derrotas.